miércoles, agosto 10El Sonido de la Comunidad
Shadow

Este Primero de Mayo nos vamos a la Plaza

¿Para qué van a asistir este Primero de Mayo a la Plaza? Se estarán preguntando los del lado de allá (y aquí no me refiero a otras orillas geográficas, sino más bien, políticas)… ¿la colmarán esta vez?, ¿será posible que ocurra lo que siempre, amén de dificultades, carencias, ciclones y no pocas y muy conocidas y sufridas limitaciones, ha sucedido?… ¿será?

primero de mayo
El Primero de Mayo se convierte en Fiesta para los cabaiguanenses.

Por: Lillipsy Bello Cancio

Y ante la duda no puedo menos que volver a cada instante en los que por más de sesenta años los cubanos hemos convertido cada Primero de Mayo en una fiesta gigante, desde una punta de la Isla hasta la otra: porque Fidel nos enseñó, porque Raúl también supo sumarnos y unirnos y celebrarnos… ¿y Díaz- Canel?, ¡para este corajudo mambí del siglo XXI, no existen percances, ataques y hasta bajezas que no haya demostrado saber vencer con la misma hidalguía que aquel Quijote, allá en La Mancha, hizo historia!

Dos años hace que nos fuimos por última vez, cargados de banderas, alegrías y un patriotismo que nos desbordaba el alma, a la Plaza, desandando calles, lanzando consignas al aire limpio y libre, con olor a tierra mojada y primavera recién estrenada, con sombreros, gorras y carteles, a confirmar lealtades, compromisos, principios que se forjaron siempre a golpe de silenciosas batallas y rotundos saberes.

Esta vez lo haremos con mascarilla,  esa “intrusa” que vino a adueñarse de nuestro rostro y a salvarnos la vida; en el bolsillo, además del pañuelo azul, rojo o blanco, llevaremos el desinfectante ese que tanto a veces nos molesta pero que también se la “jugó” por nosotros contra un bicho que, a pesar de habernos puesto el agua al cuello, no logró empaparnos la fiesta y le ganamos a puro coraje, a pura ciencia… a puro dolor.

El ajetreo típico de estos últimos días de abril se vuelve a respirar en cada centro laboral y hogar de este pedazo de Cuba: unos elaboran las pancartas, otros crean “iniciativas” para sorprender, la Secretaria del Sindicato revisa cada detalle (que si las banderas, que si el color de la ropa, que si “¿ya se aprendieron el lema?”) y los colectivos pujan por cumplir compromisos porque es PRIMERO DE MAYO.

Porque nuestros científicos crearon las vacunas salvadoras, porque nuestros maestros “salvaron” de la inercia cada aula, porque las bodegas no cerraron a pesar de más de un dependiente enfermo, porque a aquel 11 de julio le espetamos un Primero de Enero, porque ni los apagones han podido “dejarnos sin luz”, porque la Historia de Cuba ha sido una y se ha escrito siempre con trazos rectos, firmes y “a lo Baraguá” es que nos sobran las razones para seguir trabajando, creando, poniéndole corazón a  esta bella Isla.

Porque Cuba vive y trabaja, sueña, es feliz y se reinventa con cada amanecer; porque a pesar de los altos precios y la escasez de casi todo salimos todos los días a construir un país mejor, más digno, donde todos quieran envejecer; porque solo el cubano sabe que puede ir a la reunión de la esquina a decir lo que piensa, cómo quiere que sea el Código de las Familias y a exigir explicación sobre el salidero de la esquina que hace meses derrocha combustible, miles de dólares y las angustias de muchos… porque aquí no hay marcha atrás, este Primero de Mayo nos vamos a la Plaza, este Primero de Mayo, nos sobran las razones para desfilar. 

Publicación Recomendada:

Respaldan trabajadores y pueblo de Santa Lucía voluntad de hacer Cuba (+ Fotos)

Impactos: 46

Compartir: