miércoles, mayo 29El Sonido de la Comunidad
Shadow

Gracias, distinguidísima Profesor Emérito

Caridad Cancio López, es de esas pedagogas imprescindibles. Por su destacadísima labor a favor de la educación cubana acaba de ser acreedora de la condición Profesor Emérito, máxima distinción que otorga las comunidades universitarias

Profesor Emérito
La distinguida profesora cabaiguanense se suma a otros tres pedagogos espirituanos que ostentan esta condición de “Profesor Emérito”.

Por: Lillipsy Bello Cancio

Desde hace días, anda rodando una convocatoria en Facebook: “Es el mes de las Madres. Presume a la tuya”, dice la invitación multiplicada en la popular red social… Y no es que no tuviera razones yo para presumir a la mía. Es que (tal y como ella me enseñara): estaba esperando el momento oportuno, la hora exacta, el motivo digno de la altura de mujer que has alcanzado.

¡Y llegó! A pocas horas del Día de las Madres, cuando las distancias aprietan las gargantas y las ausencias pesan más de lo que deberían, en medio de un montón de limitaciones y escaseces… ¡llegó! Y entonces… entonces confirmé lo que supe siempre, desde que te conozco: mi madre es una gran mujer…y no lo digo yo (Hija chocha con la madre que le tocó)… Lo dice hasta el Ministro de Educación Superior de este país que aprobó la propuesta de la Universidad Espirituana, (tu universidad) de que desde este ocho de mayo prestigies a esa casa de altos estudios con tu condición de “Profesor Emérito”.

A pesar de que te lo habías ganado hace ya mucho tiempo, verte emocionada, feliz, realizada profesionalmente y admirada por todos los que te rodean, ha sido el mejor regalo de este mes de mayo: solo cuatro catedráticos de esta provincia ostentan tan alto honor y tú, Doctora en ciencias (para ellos), Caridad Cancio López, “mi madrecita del alma” (para mí) eres uno de ellos.

Pero lo mejor de la mañana… bueno, eso está difícil de definir, porque entre el aplauso emocionado de un claustro que te admira, la descripción que dibujó tus esencias y las palabras de la amiga que apenas podía con el sentimiento que se le desbordaba, yo, al menos yo, no me siento capaz de elegir.

¿Y qué me dices del reconocimiento de la Juventud, de esos por los que tanto pujas, a los que siempre apoyas, con los que chapeas, vas a trabajos voluntarios, limpias una beca y hasta bailas? No podía ser diferente porque han sido tu escudo y tu bandera, en ellos has confiado siempre allí donde has encontrado no pocos escépticos y por empoderar sus ideales, su superación y su espíritu revolucionario has derribado muros que parecían infranqueables. 

Fueron muchos los desvelos, innumerables tus sueños postergados, inigualable el sacrificio que significaron tres misiones internacionalistas con todo lo que ello implicaba para mi papá, para nosotras… para ti, fue mucho el tiempo que le dedicaste (y le dedicas aún jubilada) a esa tu segunda casa, que tanto disfrutas y que no pocos celos despierta en quienes, a veces, no quisiéramos compartirte con nadie.

Desde este 8 de mayo eres Profesor Emérito de la Universidad “José Martí Pérez” de Sancti Spiritus, dicen que la más alta distinción que otorgan todas las comunidades universitarias del mundo, de Cuba… y yo, esta, tu hija, tu principal fanática y tu más ferviente admiradora no puede menos que agradecerte por haberme escogido (a pesar de todos mis defectos), por haberme enseñado (a pesar de mi cansancio ocasional), por hacerme la mujer que soy (con todas tus luces y algunas sombras)… por confirmarme que se puede ser mujer, amiga, esposa, profesional y madre… y tener éxito en todo, y ser feliz siempre… por encima de las ausencias, más allá de las limitaciones… ¡Gracias, distinguidísima Profesor Emérito, madrecita de mi alma, por tu infinita entrega en alma y saber!

Publicación Recomendada:

Intercambiaron secretarios de núcleos del Partido de Cabaiguán con máxima dirección política de la provincia (+Audio)

Compartir: