viernes, marzo 1El Sonido de la Comunidad
Shadow

Parque José Martí: orgullo de Cabaiguán

El parque José Martí constituye una de las obras emblemáticas de Cabaiguán y a pesar de sus años continua siendo uno de los sitios preferidos para la charla entre amigos, familiares y hasta de las primeras conquistas amorosas

parque
Parque José Martí de Cabaiguán poco tiempo después de su construcción.

Por: Daisy Pilar Martín Ciriano.

El siglo XX sorprendió a los cabaiguanenses en los inicios de 1903, cuando llegó al poblado una cuadrilla de carpinteros, con la tabla necesaria para la construcción de la casa del paradero del ferrocarril, que había funcionado hasta entonces, en una casilla del tren.

Alrededor de 1905 dio inicio el ordenamiento urbanístico y el primer intento de trazado de calles y en el mes de abril del siguiente año, la Comisión Municipal de Obras Públicas trasladó a la Comisión Especial que se entendía de las ordenanzas de construcción el expediente de ensanchamiento del poblado, iniciado desde 1905.

El primer reparto Valle abarcó la periferia del poblado y en su calle principal se fueron asentando las viviendas de las principales figuras, comerciantes y alguna que otra Sociedad de Instrucción y Recreo.

Este reparto, con 299 cordeles y 96 centésimas, fue privilegiado al determinar el reordenamiento de sus manzanas en el trazado de su calle principal y dejar un área para la construcción de un parque, en detrimento del recorrido de la flamante avenida hacia la parte rústica y con el surgimiento de tres pequeñas calles laterales de solo cien metros de largo.

Por 1908, el poblado tenía la mayor parte de sus calles convertidas en verdaderos lodazales, solo algunos tramos estaban enrajonadas con piedra.

Hacia 1911 se instaló en el poblado una estación telegráfica que precisaba con urgencia de la electricidad y en junio de 1913, se colocó una planta eléctrica que trajo consigo un paso más hacia el progreso. La calle Valle se encontraba iluminada con las luces que provenían de los establecimientos y de las casas de los vecinos. Así resultó más atractiva para que los pobladores la tomaran de referencia y a la vez sirviera de guía para dirigirse hacia el recién inaugurado parque cabaiguanense.

El 28 de julio de 1913, el periódico El Fénix recoge la noticia y refleja que los cabaiguanenses habían abandonado la costumbre de pasear en días festivos por la más antigua calle del poblado “Santa Cruz” y se hasta el parque cabaiguanense.  

En sus inicios el espacio se identificaba como el parque de Cabaiguán, José Martí aunque no tenía una escultura o un busto que marcara su grandeza. Así se recoge en notas periodísticas y algunos artículos que aparecen en la literatura de la época, pero paulatinamente los cabaiguanenses fueron incorporando a su cultura.

La crisis económica, iniciada desde 1925, se agudizó en Cuba a partir de 1929, trajo para Cabaiguán las mismas consecuencias que para el resto de la isla; se produjo un alza del movimiento obrero con gran conciencia de clases. Resulta curioso que sin estar colocado el busto del Apóstol, el 19 de julio de 1930 se desarrollara una manifestación en el parque en apoyo a la tarifa tabacalera.

A pesar de las vicisitudes de los inicios de 1930, el 23 de septiembre de 1936 fue designado el Concejal Juan Riverón para representante del municipio ante el Comité Pro-estatua de José Martí, y el Club de Leones se proyectó con dedicación a los preparativos de homenaje al Apóstol en el cuadragésimo cuarto aniversario de su caída en combate el 19 de mayo.

Inspirados en prosperidad y grandeza que añoraban imprimir a su terruño, muchos hijos del pueblo se apegaron a la idea de la construcción del busto a José Martí. En documentos del 13 de diciembre de 1938, el libanés José Chamán Milla, como miembro del Club, firmó con PENNINO MARBLE COMPANY, S.A. un contrato para su construcción y así poder colocarlo en el centro del parque del mismo nombre. El busto tallado llevaría en una mano un libro y en la otra una rama de laurel. La construcción total fue ajustada al precio de 800 pesos a entregar en dos plazos.

Con gran júbilo fueron acogidos los festejos para esperar la debelación del busto al Apóstol en el centro del parque, el 28 de enero de 1939 que contó con la asistencia, entre otras personas, del Gobernador Provincial. Desde entonces la hermosa estatua es sitio escogido por los pobladores en diferentes momentos históricos para rendirle tributo, reclamar derechos, realizar homenajes y reconocimientos. Como cada año, este 28 de enero, pioneros y jóvenes recordarán al Apóstol, en el parque que lleva su nombre.

Publicación Recomendada:

Marcha de las Antorchas en Cabaiguán (+Fotos)

Impactos: 61

Compartir: