sábado, junio 19El Sonido de la Comunidad
Shadow

Presidentes latinoamericanos se pronuncian por alcanzar soluciones a problemas globales en la ONU

3Urb 3721236 maduro onu

Naciones Unidas 3 dic. Los discursos de líderes latinoamericanos en la Asamblea General de la ONU para abordar el impacto de la catástrofe sanitaria, demandaron fortalecer el multilateralismo, la solidaridad y la cooperación para enfrentar los efectos globales de la pandemia de Covid-19.

Al intervenir, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseveró que la emergencia epidemiológica mundial sacó a relucir grandes vulnerabilidades, tanto en los países en desarrollo como también en países ricos y poderosos.

Maduro destacó la respuesta de Venezuela a la Covid-19, al poner al servicio de la salud del pueblo todos los recursos humanos y materiales disponibles, bajo la dirección unificada de las instituciones del Estado y del Gobierno, en medio del recrudecimiento de agresiones y medidas coercitivas.

En tal sentido, hizo hincapié en la recuperación del 95 por ciento de las personas contagiadas en la nación sudamericana, poco más de 100 mil, de los cuales se reportó el fallecimiento de alrededor de 900 pacientes, para una letalidad de las más bajas en la región de las Américas y a escala global, señaló.

Mientras el presidente de Bolivia, Luis Arce, pidió la condonación de la deuda externa y nuevos financiamientos para enfrentar la crisis agravada por la pandemia de COVID-19, durante en una sesión especial de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 “Es imperativo movilizar las diferentes fuentes e instrumentos de financiamiento y condonación de deuda externa. En este contexto, esperamos encontrar la debida comprensión y solidaridad en la cooperación internacional”, dijo Arce, en su primera participación en un foro internacional tras asumir el pasado 8 de noviembre.

Arce, quien destacó el carácter democrático y legítimo de su Gobierno, dijo que la crisis política de 2019, que incluyó el golpe contra el presidente Evo Morales (2006-2019), y la “mala administración” que achacó a Áñez llevaron a la economía boliviana a un deterioro que fue agravado por la pandemia.

Esta crisis “puso en riesgo los grandes avances sociales logrados en 14 años de gestión de un Gobierno democráticamente electo”, afirmó, en referencia a los tres mandatos sucesivos de Morales, en los cuales el actual presidente fue ministro de Economía.

Arce anunció que su gestión pretende poner de nuevo a Bolivia en “el camino de la estabilidad y el crecimiento económico, dando continuidad al modelo económico social comunitario productivo para devolver al pueblo boliviano la tranquilidad”, que según sostuvo le fue arrebatada por la crisis política del año pasado.

El mandatario dijo que esperaba que el Gobierno pueda vacunar gratuitamente contra COVID-19 en 2021 a unos tres millones de personas, que conforman los sectores más vulnerables de los 11,6 millones de habitantes del país.

“La crisis sanitaria requiere de los esfuerzos conjuntos de los países y organismos especializados en la materia”, recalcó Arce, reafirmando “el compromiso de Bolivia con el multilateralismo (…) respetando los principios de solidaridad e igualdad entre los Estados”.

Fuente: Sputnik

Impactos: 22

Compartir: