jueves, octubre 6El Sonido de la Comunidad
Shadow

Son valientes….Son nuestros médicos

2 foto comentario médicos

Por Yunielkis Pérez Monteagudo (Colaboración Periodística)

¿Sabes?, Por estos días un ejército de esta isla bella inunda al mundo, un ejército que al llamado del planeta respondió sin titubear, aún sabiendo que la guerra podía ser peligrosa, incluso costándole la vida a varios soldados. Un ejército que trascendió fronteras y llevó como suele suceder la luz de la esperanza hasta los más recónditos lugares. Pero el ejército del cual les hablo no va vestido de verde como algunos ejércitos, no señores, mi ejército va vestido de batas blancas incluyendo un botiquín y un esteto.

Un ejército cubano probado en las más disimiles situaciones como terremotos, tsunamis, huracanes, pandemias. Un ejército que ahora tiene la dura batalla de luchar contra una enfermedad que tiene en vilo al mundo entero, una enfermedad que surgió por allá en la lejana China y que jamás se pensó que nos tocaría a la puerta. ¿Pero saben qué? El ejército del que les hablo no está solo, por ejemplo en la nación Italiana se unió a los chinos y los rusos porque juntos está probado que vencemos mejor.

Eso sí, un ejército que se roba aplausos en aeropuertos y le saca las lágrimas al más hombre. Un ejército que desde que llega se pone en acción y bandera por delante enaltece el orgullo de cualquier compatriota. Hoy este ejército está presente en más de 60 naciones y salieron de aquí, de la Cuba bloqueada, asediada, de la Cuba solidaria y heroica.

Cualquiera piensa que mi ejército la tiene fácil pero no, no la tiene fácil porque salir de su patria, dejar a su gente, a su familia, a enfrentarte a sabe Dios cuántas adversidades, no es cosa fácil.

Mi ejército está preparado, no hablo de armamentos, ni tácticas o bueno, tal vez de tácticas sí, porque, de lo contrario, no hubiesen vencido a una enfermedad tan mortal como el Ébola en África.

Un ejército que a pesar de que los enemigos de la Revolución intentan manchar su imagen pues aún los pueblos de Brasil y Bolivia recuerdan cuántas vidas salvaron en su misión.

Mis soldados sí que desafiaron al temor ¿y saben por qué? Porque mientras la decisión más sensata para no contagiarse de COVID-19 es quedarse en casa y proteger su salud, mis soldados, o mejor, mi ejército sabe que ahora su tarea es salir de frente y pal combate como la canción de Havana de Primera.

Caballero, mis soldados no son caídos del cielo aunque parezcan ángeles, mis soldados son de carne y hueso y también le tiemblan las piernas, pero ahora no. Ahora están conscientes de que la guerra se vence o se vence y luego habrá tiempo para que tiemblen las piernas.

Mañana el coronavirus será historia y mis soldados regresarán a esta tierra, orgullosos del deber cumplido. Orgullosos de haber hecho lo que había que hacer. Pero eso será luego porque hoy un ejército de esta isla bella inunda al mundo…. Son valientes….Son nuestros médicos.

Impactos: 444

Compartir: