domingo, mayo 26El Sonido de la Comunidad
Shadow

Tu hermano no es culpa de la cigüeña

Antes era un tabú hablar con los hijos de sexualidad. La cigüeña trajo a tu hermano menor, el pipi se hizo para orinar. Los niños querían saber y nadie les decía la verdad, se criaban con la mentira como si el sexo fuera un león.

cigüeña

Por: Aramis Fernández Valderas

Si usted no conversa con su descendiente de sexo, otro lo hará por usted y puede ser el menos indicado, entonces ya es hora de intercambiar con ellos esta realidad que es parte inseparable del ser viviente y quitarle la culpa a la cigüeña

Como padres de familia, inevitablemente, nos vemos en la necesidad de hablarles sobre sexo y sexualidad a nuestros hijos, no para abrirles las entendederas, sino para que conozcan mejor su cuerpo y su mente.

La educación sexual es un proceso largo, que se va construyendo a lo largo de toda una vida. Siempre hay tiempo de corregir e intervenir para que el niño vaya mejorando su concepto, su conocimiento y su vivencia sobre la sexualidad.

Según el sitio web: http://www.fundacionbelen.org en su artículo: Sexualidad infantil “Dependiendo de la actitud de los padres, los niños aprenden si el sexo es bonito o feo, correcto o incorrecto, un tema de conversación o no. Los padres son un modelo con sus actitudes, hablen o no del tema. Que el niño no pregunte, no significa que no quiera saber. Puede que simplemente no se anime a preguntar por recelo hacía la actitud que sus padres tendrán hacia el tema”, Texto que debe guardarse bajo la almohada de los padres, para su consulta, no para acomodar la cabeza.

La educación sexual es una manera de encaminar a tu hijo o hija por el camino del éxito, dejemos el cuento de la cigüeña de lado y todo irá mejor en la preparación del pequeño para el futuro.

Publicación recomendada:

Pioneros y Jóvenes cabaiguanenses protagonistas de los festejos por el 4 de abril (+Fotos)

Visitas: 87

Compartir: