jueves, junio 30El Sonido de la Comunidad
Shadow

Turismo en la nueva normalidad

Las instalaciones hoteleras y extrahoteleras en la provincia de Sancti Spíritus reacomodan sus ofertas y servicios a fin de reactivar el turismo, un sector decisivo para la economía del país.

El turismo internacional regresa a la Ciudad Museo del Caribe 1012x525 1

El trinitario Omar González mira a la pareja de turistas sentada en un banco frente a él y comparte su recelo: “Algunos andan por la ciudad sin nasobuco, como si nada, pero la covid todavía no se acaba”.

Y su temor se justifica tanto como el de la artesana Obdulia González Gómez —Yuya—, quien exprimió sus ahorros de cuentapropista y aplaudió la llegada de los primeros viajeros foráneos a la ciudad: “La economía del país y la nuestra también lo necesitan; lo esencial es que cada cual se sienta responsable por el cuidado de su salud”, comenta entusiasmada a Escambray, que le sigue los pasos al turismo espirituano en la nueva normalidad.

Tras la reapertura de fronteras anunciada por Cuba el pasado mes de noviembre, varias instalaciones en la provincia previstas para reiniciar las operaciones dieron la bienvenida a sus clientes, entre ellas los hoteles Las Cuevas, Memories Trinidad del Mar, La Ronda y a principio de este año el Grand Hotel Iberostar Trinidad, todos de la Ciudad Museo del Caribe; en Topes de Collantes, Los Helechos, Kurhotel Escambray y villa Caburní, de Gaviota, y en la capital espirituana Rancho Hatuey y Los laureles, pertenecientes a Islazul.

Unos meses después de esta arrancada, Reiner Rendón Fernández, delegado del Ministerio del Turismo (Mintur), reconoce que, aunque lejos aún de los niveles de vacacionistas recibidos antes de la pandemia, los índices de ocupación se comportan de manera aceptable, e incluso durante días puntuales la demanda de reservas sobrepasa las capacidades de alojamiento disponibles.

“Desafortunadamente —agrega Rendón Fernández— este crecimiento no es lineal y afecta también al sector no estatal, que progresivamente retoma las actividades gastronómicas, de alojamiento y de otros servicios. Por ello la apertura de nuestras instalaciones se realiza de manera gradual, en correspondencia con la demanda y siempre sobre la premisa de que la actividad sea sustentable y económicamente rentable”.

Desde una de las casas galerías, muy cerca al Centro Histórico de la sureña urbe, el exprofesor de inglés Dunieski Cantero —devenido trabajador contratado del sector no estatal— anhela tener un buen día: “Lo que más he visto en esta temporada es turismo de tránsito, por lo general siempre logro vender algo; pero aun así es insuficiente. Pienso reincorporarme al paladar donde trabajé y así mejorar mis ingresos. Confiamos en que la economía se siga recuperando”.

El inicio de cada centro turístico cuenta con la garantía de los suministros en función de respaldar la calidad de las ofertas, un aspecto al cual se le otorga máxima prioridad y que ha enfrentado momentos tensos, según el delegado del Mintur: “Debemos destacar la gestión de nuestras instalaciones y el apoyo de entidades en toda la provincia y de productores individuales, a partir de la búsqueda de nuevos proveedores. Hoy estamos asegurando los estándares de marcas y categorías de los servicios”, acota.

A media mañana la ciudad luce animada, un pequeño grupo admira la belleza de la Plaza Mayor, dos muchachas entran a desayunar a un restaurante y más allá una pareja camina por las chinas pelonas que hacen únicas las calles de la tercera villa cubana. La más variada artesanía local asoma desde los zaguanes y los vendedores anuncian sus pregones. Son los trazos que dibujan la nueva normalidad, con conductas responsables, nasobucos y protocolos sanitarios incluidos.

Entre los principales países emisores de turismo, Rusia se confirma como uno de los más importantes, seguido de Francia, España, Italia y Alemania; sin embargo, de acuerdo con el delegado del Mintur en la provincia, es el mercado nacional el de más crecimiento en la última etapa.

MERCADO NACIONAL: LO MÍO PRIMERO

Tras casi dos años de rebrotes y sobresaltos a causa de la pandemia, muchos en Cuba se entusiasmaron con la idea de tomar un respiro y disfrutar de las ofertas que la industria del ocio puso a disposición de un segmento con una presencia cada vez más creciente: el mercado nacional.

A tono con esas expectativas, las agencias de viajes incorporan nuevas opciones a los catálogos y a las ofertas. Aleinor Zerquera Concepción, directora de Cubatur Centro, apuesta por los modernos enfoques: “Antes de la covid la mayor demanda del segmento interno se dirigía al alojamiento en los hoteles; desde la reapertura constatamos que a los cubanos les gusta esa modalidad de turismo y ha crecido la venta de las excursiones, y eso nos ha obligado a diseñar nuevas propuestas, con precios razonables”.

Como plato fuerte, Topes de Collantes atrae por las excursiones de un día a Guanayara, el Caburní y El Nicho, pero otras opciones igualmente llaman la atención a clientes de toda la provincia, entre ellos quienes residen en los municipios de Cabaiguán y Sancti Spíritus. “Desde estos lugares organizamos viajes a la playa Ancón, con un recorrido por la ciudad de Trinidad o el Valle de los Ingenios, que han tenido muy buena aceptación, incluso en otros territorios como Placetas y Santa Clara”, agrega Aleinor.

En los nuevos escenarios Cubatur y el resto de las agencias de viajes aprovechan las redes sociales para la promoción de sus opciones, además de habilitar novedosas vías de pago a través de Transfermóvil y otras plataformas.

INVERSIONES POSCOVID

Las inversiones incluidas en el Plan de Desarrollo Turístico hasta el 2030 prácticamente agonizaron bajo los efectos del nuevo coronavirus: el incremento de los contagios y la fase de transmisión comunitaria decretada en la provincia se añadieron a otros males como la falta de insumos y de fuerza de trabajo que permitieran mantener la secuencia constructiva de las obras en ejecución.

En este respiro —o nueva normalidad— se retoman las labores en el hotel Meliá Trinidad. Para los especialistas, técnicos y obreros a pie de obra lo más difícil fue romper la inercia y continuar el ritmo de las acciones que en esta etapa demandan de la garantía de todos los recursos a fin de concluir el montaje de los modernos sistemas de la instalación y del resto de los trabajos, entre los que sobresalen el enchape, la macilla, la impermeabilización de cubiertas y el revestimiento de fachadas. Un poco más allá, el Iberostar Ancón necesita un impulso definitivo.

El programa inversionista durante el 2022 prevé la intervención y mejora de un grupo de instalaciones y en general de la planta hotelera de la provincia, con muchos años en explotación. Lo admite Mayelín Ferrer Espinosa, delegada del grupo Cubanacán en Sancti Spíritus, quien confía en su sistema de trabajo como garantía para el avance de las labores: “seguimiento y chequeo permanentes”, dice durante una visita al hotel Club Amigo Ancón, que agradece la reparación capital.

En este centro de turismo, uno de los más antiguos en la costa sureña, el lobby y el restaurante principal muestran un renovado diseño y decoración que se complementan con otras acciones como la modernización de las cámaras de refrigeración, además de la rehabilitación de las habitaciones y del falso techo de los pasillos laterales, “con lo cual estaría listo para reiniciar sus operaciones en la temporada de verano”, asevera Mayelín.

Con la ejecución de los dos nuevos hoteles en la península de Ancón y la ampliación del Grand Hotel Iberostar Trinidad, en poco más de dos años el polo turístico espirituano dispondrá de unas 1 000 nuevas capacidades de alojamiento del más alto confort y de novedosos servicios para atraer la mirada de viajeros de medio mundo y de los cubanos también.

Tomado de Escambray.

Publicación Recomendada:

Consolida agencia de viajes Cubanacán del municipio excursiones hacia destinos turísticos del país (+ Audio)

Impactos: 28

Compartir: