jueves, febrero 29El Sonido de la Comunidad

Virgilio Soto, el Sinsonte Jiquimeño

Virgilio Soto es considerado como un ferviente conocedor y defensor del repentismo y de la autenticidad de sus tonadas, además de un excelente continuador de la tradición campesina

Desde muy jovencito participó en algunas parrandas de la zona donde cantaba decimitas aprendidas y algunas cuartillas improvisadas.

Por: Daisy Pilar Martín Ciriano

Hoy es un día especial para el repentismo espirituano. Está cumpliendo años Virgilio Soto Lazo, quien nació el 27 de noviembre de 1934, en la finca La Aguadita, antiguo municipio de Sancti Spíritus en la provincia de Las Villas.

De origen campesino, tuvo residencia en distintos lugares de la zona y a los 8 años de edad se estableció con su familia en la finca Santa Susana del actual municipio de Taguasco, donde comienza a vincularse con la música tradicional campesina.

Desde muy jovencito participó en algunas parrandas de la zona donde cantaba decimitas aprendidas y algunas cuartillas improvisadas.

Tenía 19 años cuando se incorpora a un grupo de aficionados que amenizaban parranditas campesinas y ya a los 20, incursiona por primera vez en la radio en la programación dominical de Radio Cubanacán, y se integra además al grupo musical La Rosa. 

Quiso la casualidad que en 1961 se trasladara a vivir en Jíquima de Peláez, donde fue distribuidor de prensa con el cargo de Coordinador Municipal de los CDR y Secretario de la COR. Por este tiempo se incorpora al grupo Libertad, el cual perdura durante poco tiempo, surgiendo posteriormente Trovadores de la ANAP, con el que participa en Festivales Nacionales Campesinos.

En 1967 asiste al Festival Latinoamericano  como repentista junto a Luis Martín y por primera vez su actuación se recoge en un disco.

Por este tiempo, junto a otros músicos y repentistas formó parte del programa campesino Fiesta en el Cañaveral en Radio Sancti Spíritus. Allí participaban tres músicos y los poetas Luis Martín, Jesús Pérez y Virgilio Soto, fundadores de este programa de gran audiencia, el cual se mantuvo mientras que perduró la zafra y posteriormente se renombró como Guateque en la Agricultura. Es precisamente en este programa donde le identifican con el término del Sinsonte Jiquimeño y de hecho es considerado como cabaiguanense.

Como repentista profesional ha participado en la TV en Lo nuestro es la Tierra de Centrovisión, Meridiano campesino y Palmas y Cañas. Ha trabajado en actividades, festivales, eventos y en programas radiales y televisivos en Cuba y España. Participó en la filmación de la película Polvo rojo (1981), dirigida por Jesús Díaz. En 1982 obtuvo el segundo lugar en el concurso Eduardo Saborit en tonadas de rescate.

En 1995 se acoge a la jubilación, pero se mantiene en programas de radio y otras actividades campesinas y en 1998 participa en el Festival Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisando, en las Palmas de Gran Canaria,  junto a Tomasita Quiala, Raúl Herrera y Alexis Díaz.

Virgilio Soto es considerado como un ferviente conocedor y defensor del repentismo y de la autenticidad de sus tonadas. Continuador de la tradición campesina supo dejar todo un caudal de experiencias y enseñanzas para sus seguidores. Con sus décimas dibujaba la campiña, recreaba el paisaje, el amor, todo lo sano y bello de la naturaleza. Hoy, a nuestro Sinsonte no se le escucha cantar.

Ya sus 89 años le pesan. Pero aún vibra cuando a diario, en su radiecito, escucha Guateque en la Agricultura o cuando se recrea frente al televisor con Palmas y Cañas, porque su décima no ha muerto, está recogida, en su corazón, en discos, casets y emisoras radiales. La composición del Sinsonte Jiquimeño perdurará por siempre como legado a la música campesina.

Publicación Recomendada:

Resguarda Museo Municipal de Cabaiguán memorias de Fidel (+Audio)

Impactos: 90

Compartir:
Salir de la versión móvil