domingo, junio 13El Sonido de la Comunidad
Shadow

60 años de la ANAP, Esencias guajiras

El sector cooperativo y campesino espirituano asume importantes misiones en el abastecimiento alimentario, encabezados por la ANAP

ANAP
En medio de sequía y limitaciones los campesinos cargan en sus hombros el grueso de la producción alimentaria en Sancti Spíritus. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

Por: José Luís Camellón Tomado de escambray.cu

De solo mirar el almanaque se puede pulsar la obra de sudor y sacrificio; de solo imaginar ese desvelo todas las madrugadas del año se adivina el apego a la tierra; solo el guajiro que a diario da la espalda al sol conoce a fondo los colores de la campiña.

Todavía quedan campesinos de aquella primera hornada que vio nacer la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP); entonces el entorno rural empezaba a labrar surcos de renovación y desde el 17 de mayo de 1959 la Ley de Reforma Agraria sentó las bases para el desarrollo agrario y la transformación socioeconómica del campo cubano; entonces se hizo necesario contar con una organización campesina capaz de unir, orientar y movilizar al campesinado cubano.

El propio Fidel había expuesto la validez de crear la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños y el 17 de mayo de 1961 surgió la ANAP, fruto de la obra transformadora de la Revolución y de las tradiciones de lucha de los hombres del campo, que en la República neocolonial libró grandes batallas por el derecho a la tierra que trabajaban, contra los despidos y por una reforma agraria profunda y radical, la que sobrevino después del primero de enero de 1959.

Entonces fue Cabaiguán uno de aquellos escenarios fundacionales a nivel nacional donde la ANAP se expresó también en la organización del movimiento cooperativo y campesino, convirtiéndose la campiña espirituana en importante plaza productiva.

A seis décadas de vida de la ANAP se abre por delante el surco del desafío atemperado a la nueva realidad y contexto; el parto productivo de hoy vuelve a retar a los guajiros y a su asociación, que en medio de sequía y limitaciones cargan en sus hombros el grueso de la producción alimentaria en Sancti Spíritus.

En esa historia de 60 años, laboriosa, imperfecta y que espantó el analfabetismo de las sitierías, siempre será útil mirar el antes y el después; desempolvar recuentos guajiros como aquellos que describieron los momentos fundacionales de la cooperativa 10 de Octubre, en Cabaiguán: “Las reuniones se daban en una casa de tabaco con la luz de una chismosa; aquí prácticamente no había nada, solo caballos y bueyes, vivíamos dispersos, sin electricidad; se nos dijo que íbamos a mejorar el sistema de vida y, en verdad fue así, progresamos”.

Otras Noticias de la Categoría:

Granja Noel Sancho; preámbulo de la Ley de Reforma Agraria en Cabaiguán

Impactos: 33

Compartir: