lunes, junio 14El Sonido de la Comunidad
Shadow

Cabaiguán es poesía (+ Fotos)

Ubaldo Pérez
Ubaldo Pérez.

Por: Aramis Fernández Valderas

Cada cual con su huella deja la impronta en un pueblo, cada cual inserta el vocablo, clava las tablas, endereza las tejas de la cultura, porque ella es como una añeja edificación la cual se enriquece de todos y con todos, pero es la poesía una manera de incursionar desde el habla, distinta, con sobrios mensajes, y lecturas entre renglones.

Cabaiguán, siempre lo digo, es una suerte de pueblo, sus habitantes son poetas, cualquiera puede hacer un verso, pero es que tenemos también tantos y magníficos hacedores de poesía que a veces a los versadores comunes les es difícil dar lectura a su poema.

“Con tantos palos que te dio la vida /y aún sigues dándole a la vida sueños. / Eres un loco que jamás se cansa / de abrir ventanas y sembrar luceros.

Así expresa Fayad Jamis, en un poema de alto vuelo, preciosas palabras para dar símil a la grandeza del empuje ante el dolor y el agravio.

Que decir, del camionero que al volante rasga una hoja, sin limpiar la grasa de sus manos, lleva las letras como conduce su camión verde por las carreteras de Cuba antes, ahora por otras autopistas, Alberto Sicilia es su nombre, cuenta al parabrisa del vehículo las rimas y después esparce en libros la grandeza de la poesía.

Mis días son necesarios al polvo, / con los anillos de sus luces / hago un nuevo escándalo, / y en las escaleras aún no construidas espero para cerrar los ojos.

Hombre común de mil haceres, jardinero, trasnochador por el oficio de sereno, no sé cómo tiene tiempo de escribir poemas, así es Ubaldo Pérez:

Me apenan las piedras  / porque siempre son un obstáculo en el camino,  siempre serán un obstáculo en el camino, / me apenan las piedras algún día serán polvo.

Que decir de Sonia, Rosa María, Jorge de la Torre………se acaba la cuartilla, todos no caben en ella pero si tienen espacio en el corazón de su pueblo, lo sabes bien Alberto Edel y tú misma Maribel Villacampa que escondes, no sé dónde tantos papeles que has convertido en poemas.

Impactos: 83

Compartir: