lunes, junio 27El Sonido de la Comunidad
Shadow

Emprendedor de proyecto Ecomadera de Cabaiguán reconoce valía de las mipymes

Ecomadera es un proyecto de emprendedores cabaiguanenses que favorece el medio ambiente, el empleo y  la economía del municipio.

Pavel Sánchez, coordinador del proyecto Ecomadera Cubana.
Pavel Sánchez, coordinador del proyecto Ecomadera Cubana.

Tomado de: https://ipsnoticias.net/

Las nuevas normas con las cuales Cuba aspira a diversificar y potenciar sus actores económicos abren oportunidades para negocios relacionados con el desarrollo sostenible, las soluciones tecnológicas e innovación y con positivo impacto ambiental.

Dentro del paquete normativo anunciado el 19 de agosto sobresale el decreto ley que finalmente dará luz verde a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), en vigor a partir del 18 de septiembre.

Las disposiciones proyectan asimismo el aumento de la gestión de cooperativas no agropecuarias y del trabajo autónomo, muy deprimido por los efectos del coronavirus y que llegó a emplear a más de 600 000 personas, equivalente a 13 por ciento de la fuerza laboral de este país insular caribeño de 11,2 millones de habitantes.

“Cuando un emprendimiento adquiere mayores dimensiones tanto en niveles de facturación como en su patrimonio, y además logra expandir sus mercados hasta el exterior, su migración hacia una forma de organización empresarial es natural”, opinó el ingeniero Pavel Sánchez, coordinador del proyecto Ecomadera Cubana.

Surgido como una pequeña industria en el municipio de Cabaiguán, a unos 330 kilómetros al este de La Habana, dicho negocio autónomo sobresale desde 2014 por la producción de madera plástica o ecomadera, resultado del procesamiento de distintos tipos de polímeros.

En diálogo con IPS desde su ciudad, Sánchez ponderó que las normas dotarán a emprendimientos como el suyo de “una personalidad jurídica que le dé credibilidad ante las nuevas negociaciones y posicionamiento en mercados más exigentes”.

Con la ecomadera se elaboran tablas, columnas, vigas y viguetas cuya liviandad y resistencia a variables climáticas y microorganismos la hacen idónea para construir pérgolas, enchapes de paredes, pasarelas y puentes en las dunas, entre otras producciones muy demandadas en el turismo, por ejemplo.

Dicho emprendimiento que comenzó procesando 14 toneladas anuales de desechos plásticos, en la actualidad gestiona unas 500 y para 2022 proyecta duplicar esa cantidad.

Además de estar presente en varias de las 15 provincias cubanas, en diciembre de 2020 Ecomadera comenzó la inserción en el mercado internacional mediante su primera exportación de 24 toneladas de madera plástica hacia República Dominicana.

Publicación Recomendada:

A la COVID-19 le crecen raíces en Cabaiguán

Impactos: 297

Compartir: