lunes, noviembre 28El Sonido de la Comunidad
Shadow

Fidel permanece

La noticia rompió la quietud de la noche para enquistar un dolor que todos sabían inevitable pero para el que jamás estuvieron preparados: Fallece Fidel, una isla entera se sumió en el silencio sepulcral de una ausencia irreparable, increíble… hasta hoy inllevable.

Fidel

Por: Lillipsy Bello Cancio

La imagen del hermano quebrado por la muerte permanece hasta hoy. Seis años no han sido suficientes para desdibujar la voz destrozada… ni lo serán seiscientos porque, tal y como dijera la amiga “Fidel es inmorible”, así como lo que representa, sus ideales y el legado de amor inmenso que le heredó a la Humanidad… ¿y por qué no?, a sus enemigos.

Fue la del 25 de noviembre de 2016 el preludio de una madrugada insomne, de un sufrimiento callado, que no hacía falta describir porque a todos se les salía por los ojos… a los días siguientes no le hicieron falta decretos de duelo o notas informativas: el televisor solo tenía un canal, nada más se sintonizaba la radio para saber por dónde iba, cuántas personas se habían reunido para el “adiós” obligado, a qué hora llegaba a su próximo destino.

Había fallecido el Comandante, el Jefe… y era esa razón suficiente para que los jardines quedaran desiertos, los equipos de música en silencio y las calles vacías.

A quienes nos correspondió el deber de informar asistimos a la cobertura que jamás hubiésemos querido hacer: ¿cómo describir la lágrima del anciano aquel que apenas alcanzó a llegar al borde del camino para levantar la foto que por primera vez salió del lugar sagrado en el que estuvo por años allí en la pared de la sala de la casa, el dolor del campesino que no tuvo objeción en dejar escapar el suspiro aquel o la incredulidad del niño que no entendía cómo semejante hombre podía caber en aquella “cajita” tan pequeña?

Por cursi que pudiera parecer, no se puede negar la tristeza ¡hasta de la Madre Natura! de aquellos días: cada vez que Fidel se aproximaba a una provincia una llovizna fina como sus manos lo recibía; Cabaiguán no fue la excepción y allá en los límites con Placetas el amanecer le dio la bienvenida a tierra de Serafín envuelto en la bruma de una carretera donde apenas se escuchaba el sonido de cada lágrima al caer.

Minutos más tarde, el reencuentro con el amigo de siempre, la parada al pie de la estatua de un Faustino que, desde su pedestal, le señalaba el punto aquel de su descanso eterno, el lugar de las mil batallas, allí donde comenzaría todo, en un Santiago irredento, rebelde y acogedor como él, como ambos lo habían conocido…

El héroe indiscutible de Cuba se convirtió en leyenda desde muy joven, como líder de los valientes que asaltaron el Moncada y le pusieron barba a la Sierra Maestra, de los atrevidos rebeldes que no sólo derrocaron a otro insoportable dictador latinoamericano, sino que también agitaron al orden mundial imperante entonces con su desafío al imperialismo estadounidense y con su ejemplo para todas las naciones oprimidas del mundo.

Pero Fidel, por supuesto, permanece en la memoria del mundo como mucho más que un símbolo romántico de la desobediencia, la independencia y el camino alternativo del desarrollo. Permanece con su herencia intelectual, cargada con la profundidad y el poder de un entendimiento elevado y diverso, con el multicolor de un lenguaje brillante e influyente, abordando cuestiones claves de la moral humana, el progreso social, la responsabilidad por la historia y el futuro, la preservación de la paz y la naturaleza en el planeta, el poder universal de la ciencia y el papel vital de la cultura.

Eso es Fidel… y mucho, mucho más… y es que es tanta su gloria que no cabe, ni en aquella piedra con forma de grano de maíz….  

Publicación Recomendada:

Conmemoraron los cabaiguanenses sexto aniversario del fallecimiento del Comandante en Jefe (+ Audio y Fotos)

Impactos: 31

Compartir: