martes, junio 15El Sonido de la Comunidad
Shadow

La cerveza y el grito del lechón no es capricho, sino identidad en el fin de año

2 cerveza lechon

Por: Aramis Fernández Valderas

La historia de la cerveza es demasiado larga para contarla, al fin y al cabo sus consumidores no le ponen mucha atención al asunto, sino a ese sabor magnifico y el sentido refrescante de la bebida, aunque cuando se van de latas, porque antes se servía en copas, sufre tanto la salud del cuerpo como la del bolsillo del pantalón.

Pero por estos días como se trata de fin de año, gran parte de los cubanos agarra sus pocos ahorritos para adquirir la bebida y sumarla a la mesa tanto lo fue el 24 de diciembre como lo será día 31, es una muestra que puede mucho más la costumbre que la economía.

Andan ahora con el corre corre de un lado a otro en busca de las cajas de Cristal, de lo contrario la Bucanero, u otras marcas cerveceras importadas por el país que contradictoriamente a lo que la lógica indica cuestan lo mismo que las cubanas. Usted ve bajar los pisos y un santiamén ya los gerentes y administradores de los comercios toman el teléfono y piden más a los suministros, al parecer no las encuentran andan perdidas las cervezas este fin de año.

Aquellos que no pueden llegarle a la botella o la latica, o no las encuentran ni en los centros espirituales cargan pometas de dispensadas o de pipa, el asunto es tener el brebaje en el refrigerador para bajar más rápido el lechón asado, la yuca con mojo y el arroz con gris; cosas del cubano, cosas del cabaiguanense atados a la identidad del sabor.

Tras las cervezas también empiezan las aclamaciones de las mujeres, llaman la atención al esposo por irse de rosca, o para que deje algo para la cena, o para que no toque el refrigerador ante visitantes  esporádicos, los cuales cuando ven el líquido se quedan plantados hasta darse el último buche.

Quedan escasos días para despedir el 2020, la cerveza deseamos  sea nuestra compañera en la festividad y que venga de la mano del vino, el ron y el grito del lechón,  ah también ataviada con el nasobuco, así preservamos la salud y los horizontes de mi pueblo.

Impactos: 47

Compartir: