sábado, junio 19El Sonido de la Comunidad
Shadow

Los bailes de salón en Cabaiguán

3 Baile Colonia Española

Por: Aramis Fernández Valderas

Desde el siglo dieciocho, se entroniza por parte de las altas clases europeas, principalmente la francesa los bailes de salón que son  aquellos donde la pareja baila de forma coordinada y siguiendo el ritmo de la música. En su origen eran meramente lúdicos y populares y su repercusión social fue de tal magnitud que dio lugar a la creación de salas específicas dotadas de una orquesta y un pavimento adecuado.

Ese tipo de baile también llegó a Cuba, donde abundaban los ritmos  para echar un pasillo en pareja y Cabaiguán, aunque tarde nunca se queda detrás y con los brazos cruzados, el ocho de enero   de mil novecientos nueve, en el domicilio del señor Rodrigo Pubillones se reúnen un grupo de españoles con el firme interés de constituir la Colonia Española, acordando “proceder sin demora a cuantas gestiones fueren necesarias para la formación, en esta localidad, de una Sociedad de Instrucción y Recreo, de naturales de España y sus descendientes”.

Y es en la Colonia española, donde comienzan a realizarse los bailes de salón, primero sin muchas condiciones pero después con la regia segunda planta rodeada de espejos, los bailadores hacían de las suyas deleitando a los socios del centro recreativo.

Había que ver las jóvenes y no tan jóvenes parejas en sus evoluciones, a las chaperonas y las suegras con los abanicos echándose fresco en tiempo de frío y a los isleños de bigotes encaracolados y encopetados en los mejores  trajes asistir a lo que era una festividad cotidiana, seria y muy educada.

Si tenemos el danzón, que es nuestro, nadie nos lo prestó, el son, el cha cha cha, el bolero y muchos otros géneros bailables y también tenemos una segunda planta de la colonia, claro está sin espejos ni luces y en reparación hace cerca de diez años y no la acaban de reparar, al paso que va nunca, porque no se hace  el esfuerzo, para que mejore ese inmueble y vuelvan los bailes de salón, aunque por ahora el Covid19, no admite reuniones y tal ves esto dure tanto como la propia reparación de la colonia, si se puede pensar para cuando se pueda en la Casa de los Combatientes, el patio de la biblioteca o la Casa de Cultura de Guayos. Sería muy bueno cuando podamos abrazarnos y bailar pegaditos ir al rescate de los bailes de salón   con los jóvenes  y no tan jóvenes de hoy, los cuales tienen que tragarse como un purgante las ofertas de las discotecas baratas por su calidad y caras por el precio.

Impactos: 14

Compartir: