lunes, julio 15El Sonido de la Comunidad
Shadow

Sancti Spíritus: ¿Hay o no peces en la presa Zaza?

Los bajos niveles de captura en el mayor embalse de Cuba, la presa Zaza. Preocupan a los pescadores que en el primer trimestre del año solo materializaron el 40 por ciento del plan

El comportamiento de las capturas en el primer trimestre del año dista mucho del propósito que para esa etapa previó la Empresa Pesquera de Sancti Spíritus, situación que afecta no solo el desempeño productivo de la entidad, sino también la economía de los trabajadores y la presencia de ese surtido de alto valor proteico en la mesa de las familias espirituanas.

Al cierre de marzo solo fue posible enviar a la planta de proceso unas 291 toneladas, es decir, el 40 por ciento del plan.

Según los expertos de la Acuicultura, la situación está dada por la poca manifestación de las especies que habitan en la presa Zaza, considerado el mayor acuatorio de la isla, sin desestimar los fuertes vientos que interfieren en las operaciones pesqueras, pero lo más importante en este caso es que en los últimos años se ha reducido aceleradamente el área de operaciones y hoy los hombres de piel curtida se debaten entre las variantes aplicadas para sortear obstáculos y la posibilidad de ir hasta los sitios donde puedan encontrarse los peces.

Y aunque la Zaza no es el único embalse de la provincia donde se realizan extracciones, sí es el que más aporta al plan, que para este primer trimestre era de 726 toneladas y no se pudo materializar. Lo cierto es que los pescadores aseguran que no existen peces suficientes en desarrollo y, por ende, hay poca manifestación, pero desde la dirección de la Acuicultura en la provincia el criterio es que entre el 2018 y el 2022 se depositaron allí unos 100 millones de alevines de ciprínidos, el 95 por ciento de la semilla producida en la provincia.

Igualmente, ratifican que estos altos volúmenes de siembra provocaron la falta de alimento natural en la presa y, por tanto, el desarrollo de los peces es más lento, algo que se considera como la causa principal de que caigan en las redes carpas de menor peso y talla, cuando se compara con las capturadas en etapas anteriores.

Pero volviendo al tema de las áreas obstruidas por la presencia del weyler, baste decir que esta planta ha ido ganando espacio en la Zaza, al punto de que hoy se estima que exista más del 40 por ciento de las hectáreas dentro del embalse invadidas por ella, las cuales sirven de refugio seguro a la biomasa en crecimiento.

 Según Miriam Solano Valle, al frente de la Dirección de la Acuicultura en Sancti Spíritus, en los últimos años ha sido imposible materializar el programa de limpieza del embalse, que se ejecutaba cuando los niveles de agua bajaban y quedaba al descubierto dicha vegetación. No obstante, añadió: “Ya comenzamos a trabajar en este sentido, contando con un nivel de combustible para la erradicación del weyler y gracias a estas acciones hemos recuperado 13.5 hectáreas”.

De cualquier forma, en la Zaza debe permanecer oculta una gran cantidad de peces, pues a diferencia de etapas anteriores no han ocurrido eventos meteorológicos de envergadura, ni tampoco ha sido necesario abrir las compuertas, que como se sabe, constituye una vía de escape de la biomasa en crecimiento.

Además, se asegura por parte de los directivos de la Acuicultura que la siembra de alevines es monitoreada por diversos factores, entre ellos los propios pescadores, por tanto, teniendo en cuenta todos esos elementos los peces deben estar ocultos en la propia maleza, lo cual impide realizar las capturas.

Publicación Recomendada:

Celebrarán en comunidades rurales de Cabaiguán día internacional de los trabajadores con concentraciones populares

Compartir: