sábado, junio 25El Sonido de la Comunidad
Shadow

Sentarse en el piso o pagar un precio abusivo

Cuando miras el precio de este juego de terraza que se expende en Cabaiguán a un obrero no le queda más remedio que sentarse en el piso.

sentarse en el piso

Por: Aramis Fernández Valderas

Suena alto, 16 mil 471 pesos por unos muebles que no son de madera preciosa, los principales componentes son naturales y de bajo costo. Cuando se pierde la perspectiva de lo que se puede vender y no, del precio que se puede pagar y no, las mercancías quedan en los rincones de los comercios sino aparecen las rebajas, que no puede ser de 30 ó 40 pesos, sino de varios miles, este es un ejemplo de precio abusivo que se observa sin necesitar espejuelos.

Publicación Recomendada:

La ganadería en Cabaiguán no acaba de coger el trillo (+ Audio)

Impactos: 205

Compartir: