sábado, octubre 1El Sonido de la Comunidad
Shadow

Mirta la del museo

A cuatro décadas de la inauguración del Museo Municipal de Cabaiguán, aún se descorren facetas de la vida de su primera directora, Mirta Lutgarda Beltrán Marcos

mirta
Mirta en un programa de radio “La Voz de Cabaiguán”

Por: Daisy Martín Ciriano

Ella, al igual que sus tres hermanas, nació en El Purial y fue un 1 de junio de 1941, cuando parecía que nunca iba a dejar de llover. El nacimiento fue realizado por Úrsula Valdés, una partera de la comarca y tía de Filiberto. En esa sitiería transcurrió su infancia y logró alcanzar el cuarto grado en la escuela primaria. Mirta tempranamente debió ayudar en los quehaceres del campo, ya que su padre estaba solo en esos menesteres.

En 1956, se trasladó a vivir a Cabaiguán con una tía que le pagó los estudios de Corte y Costura, pero además aprendió a torcer tabacos. Nunca pensó esta joven que veinte años después, al triunfar la Revolución, se convertiría en una tabaquera más en la antigua fábrica Bauzá, dignificada entonces con el nombre de Alfredo López Brito.

Notorias tareas y actividades destacan el historial de esta cabaiguanense, entre ellas se encuentra su participación en la construcción de las tres escuelas que se hicieron en 52 domingos de trabajo voluntario, a inicios de la Revolución, ante la carencia de centros educacionales.

Posteriormente Mirta se incorporó a los cursos de EOC y obtuvo el sexto grado.

El 8 de abril de 1962, comenzó a trabajar en la CTC Municipal como Secretaria de Divulgación y Propaganda, pero poco después fue designada Coordinadora de Cultura a nivel de municipio. Y aquí comenzaron sus primeros lazos con la cultura. Ella, junto a Rosa Aurora Mena y Felicidad Renzolí  atendían a los activistas de cada centro de trabajo. Se realizaron tareas valiosas como fue el rescate de la Danza Isleña de Poza, la creación de un grupo de teatro campesino en El Purial, la conformación de grupos culturales de danza y teatro, entre otras valiosas manifestaciones. Fue un tiempo de mucha actividad y con pocos recursos, pero ella cumplió con su tarea durante trece meses, finalizando en 1963.

Después Mirta  comenzó verdaderamente su preparación política: Las ORI, el PURSC, la FMC, la CTC, los trabajos voluntarios y tareas excepcionales como la construcción de Círculos Infantiles Guerrilleros en zonas rurales de Santa Lucía para que las campesinas se incorporaran a la cosecha de malanga. Otra gran tarea que enfrentó fue como Jefe del Bon Femenino de Tránsito del Minint, así como laborar en la brigada de Abonadoras por espacio de 10 días albergada en Jatibonico, en 1973. Vinculada a este quehacer es que se inserta en el Taller Rubén Martínez Villena. Aquí su desarrollo literario floreció con la participación en talleres, concursos y publicación de boletines. Rodeada de aquella generación de grandes poetas y repentistas, Mirta creció en recursos literarios, en rimas e iniciativas, recreando en sus versos las bellezas del campo, el amor a la patria y a sus semejantes.

No cabe duda que cuando en 1982 fue propuesta para Directora del Museo, ya Mirta poseía un amplio aval de cumplimiento y sacrificio que la prestigiaban en todos los ángulos. Y con esa misma dedicación y entrega comenzó a recaudar piezas museables, a promover donaciones y a recorrer la ciudad y sus alrededores recabando la cooperación de todos. Cuando en la noche del 25 de abril de 1982, el Comandante. Faustino Pérez Hernández dejó inaugurada la Institución ya en salas y almacén se encontraban cientos de exponentes del territorio. Después, mientras recibía el Curso de Museología en La Habana, continuó con la búsqueda de objetos relacionados con Cabaiguán. Y por esta vía llegó hasta el museo la férula del yeso colocado al Che en días de la liberación, entre otras valiosas donaciones de cultura aborigen.

Durante los tres años que se destacó en la responsabilidad, el Museo recibió notorias visitas de figuras de renombre nacional, realizó múltiples actividades y desarrolló numerosas iniciativas que dejaron una profunda huella en el recuerdo de la población.

Hoy, a cuarenta años de haber desempeñado la tarea como Directora del Museo Polivalente de Cabaiguán, aún reverdecen recuerdos, brillan sus ojos cuando rememora anécdotas, y vibra, al esbozar que ama a la Cultura y  a la poesía, como a su lindo Cabaiguán.

Publicación Recomendada:

A la victoria de Playa Girón se abonó sangre cabaiguanense

Impactos: 161

Compartir: