viernes, enero 27El Sonido de la Comunidad
Shadow

Continúa Cabaiguán en el ojo de la pandemia

En Cabaiguán circula la variante 6-14 G, la más común de la COVID-19, según estudios virológicos realizados en la provincia por el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí

Continúa Cabaiguán en el ojo de la pandemia
Al cierre de ayer se reportaron 7 casos positivos a la COVID-19 en Cabaiguán.

Cuando a algunos cabaiguanesnes les preocupa si las nuevas variantes del SARS-CoV-2 detectadas en Sudáfrica y Gran Bretaña circulan aquí, más virulentas y de elevada transmisibilidad, ni por un segundo se llaman a capítulo, sin importarles una u otra cepa, para frenar el alza de contagios experimentados recientemente.

“La evolución clínica del paciente pudiera diferir en dependencia de la variante, pero la problemática fundamental en el modo de enfermarse obedece a la violación de protocolos”, precisó la doctora Mayte Lemas Suero del departamento de vigilancia en la Dirección Municipal de Salud Pública quien alerta e insiste en respetar las medidas de bioseguridad al incrementarse los casos activos en la última quincena.

Para conocimiento de muchos que aparentan desasosiego e incumplen las reglas establecidas al portar el nasobuco de forma incorrecta, recibir visitas, burlarse del distanciamiento físico, transitar por espacios públicos fuera de los horarios establecidos y permitir que el coronavirus se dé banquete con los menores de edad servidos en bandeja de plata, según indagaciones virológicas realizadas en la región espirituana por el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, estudios citados por el periódico Escambray, en el territorio distingue la variante 6-14 G, la más común de la COVID-19.

Pero por exceso de confianza pecamos, lo patentizan los siete confirmados al cierre de este domingo quienes mantuvieron nexos con personas antes notificadas.

En el parte médico ofrecido por la Dirección Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, cuatro pertenecen al Policlínico I, uno al área dos de salud y dos a Guayos, diagnósticos que remarcan la marcada infestación al punto de que la tasa de incidencia se sitúe en 124, 51 por 100 000 habitantes, dígitos colados entre los más desfavorables del entorno yayabero, sin obviar otros números en rojo, 35 controles de focos abiertos.

Impactos: 606

Compartir: